martes, 10 de enero de 2012

Sobre el comentario de Walter Reynaga

Sobre el comentario de Walter Reynaga
Por Álvaro Jordán
Walter Reynaga (WR) ha escrito una “respuesta al artículo de Álvaro Jordán sobre el Humanismo…” en su blog http://social-libertario.blogspot.com/2011/12/ayni-y-comercio.html bajo el epígrafe de “Ayni y comercio”
Se refiere al ensayo de mi autoría, fechado, el 25 de diciembre de 2011, con el título de “Humanismo primitivo, Civilización y Humanismo Superior”( Ver blog: http://humanismochane.blogspot.com/2011/12/humanismo-primitivo-civilizacion-y_29.html), donde se indica que “confundo la naturaleza del ayni, siguiendo lo equivocados pasos del biólogo D. Temple”.
La verdad es que ni en éste, ni en ningún otro artículo he mencionado el ayni, ya que en el análisis tomo como referencia la cultura de los pueblos de valles y llanos  de la cuenca amazónica-platense (Kandire) en su periodo que he denominado de humanismo primitivo.
El ayni que preocupa a WR pertenece a una de las formas de trabajo conservado en el altiplano en el periodo incaico. Éste era un trabajo familiar, de reciprocidad dentro del ayllu, resto de la herencia ancestral del periodo primitivo altiplánico, el que todavía en la actualidad sobrevive. Simultáneamente al ayni, el incario había impuesto un sistema de explotación clasista mediante lo que se conoce como la minka y la mita, sistema imperial posterior al periodo del humanismo primitivo, con lo que se explican las argumentaciones  de contenido clasista de WR, no comparables con el humanismo primitivo por corresponder a periodos de tiempos distintos.  
Las formas de trabajo de Kandire corresponden al periodo del humanismo primitivo, anterior al sistema de explotación clasista instaurado por el imperio incaico, sistema en el que se utilizó el ayni como una de las formas de trabajo.
En el periodo del humanismo primitivo de Kandire (Ver Kandire, origen y evolución del llano boliviano, de mi autoría) el trabajo productivo se hacía a través de la recolección y la cacería y si bien a la llegada de los invasores europeos ya se habían transformado en agricultores, la agricultura se encontraba en los inicios de su desarrollo, hay que recordar que los cambios en esta era se producían en forma muy lenta, duraban siglos, la producción agrícola era de carácter personal y la apropiación del producto pertenecía al dueño del sembradío, era una producción destinada básicamente al consumo familiar y los sobrantes se regalaba solidariamente a las viudas, enfermos y huérfanos. De quedar todavía excedentes se compartían con la comunidad para generar el sentido de pertenencia y con los vecinos para desarrollar la amistad. Era la forma establecida por el intercambio solidario explicado por D. Temple en su libro “La reciprocidad y el nacimiento de los valores humanos”.  Éste es el origen de la esencia libertaria de los pobladores de Kandire, quienes sostuvieron una guerra continua contra la opresión de tres siglos de la colonia española y dos siglos contra la opresión de la colonia republicana y ahora, en forma pacífica, continúan luchando contra la opresión de la colonia aimara de Evo Morales y el MAS, Ver http://humanismochane.blogspot.com/2011_10_01_archive.html; a diferencia de los altiplánicos, quienes asumieron su sometimiento a la brutalidad inca, posteriormente a la española y a la republicana. Esporádicamente hubo brotes de rebeldía como el de los Katari. Esta historia la desconocen los teóricos indigenistas e indianistas altiplánicos por que al final conscientemente o inconscientemente justifican la hegemonía aimara mediante la construcción de un discurso humanista muy lejos de la realidad incaica, que fue muy útil para Morales para lograr el apoyo de las masas marginadas pero que nada tiene que ver con la realidad impuesta por el verticalisimo que se ejerce mano militar como la masacre de la Calancha y ahora la de Yapacaní, al margen del intereses de las organizaciones sociales y al servicio de las delincuenciales como la coca y el narcotráfico, que pretende imponer Morales.
Esta aclaración se ha hecho indispensable porque la confusión que expresa WR al nivelar en el tiempo el humanismo primitivo con la explotación clasista no es más que la resonancia de una sofisticación más profunda, peligrosa y despreciable, del contenido abusivo con el que se pretende continuar la imposición colonial a nombre, ahora, del Estado verticalista de hegemonía aimara de Morales.
En las Tierras del Libertador Grigotá, 10 de enero de 2012

Estás cordialmente invitad@ a visitar:

http://kandire.blogspot.com

1 comentario:

D. Álvaro Jordán M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.