viernes, 4 de mayo de 2018

Empresas del pueblo


Empresas del pueblo
                                                                       Álvaro Jordán
El Estado boliviano, mediante el Consejo Legislativo, ha terminado la discusión de una ley para el traspaso de empresas privadas a la condición de empresas sociales, aquellas que entren en estado de quiebra, en las que exista concurso de acreedores, liquidación, cierre o abandono injustificado de la empresa.
Se entiende como empresa social aquella empresa que contribuye de alguna forma a dar solución a problemas de la sociedad. En general toda empresa cumple algún fin social, aunque su objetivo central en  el sistema capitalista es generar riquezas para el patrón, privado o estatal; por ejemplo: las cooperativas de servicios públicos, las instituciones de servicios y autárquicas, son reconocidas como empresas sociales, sin embargo, por el afán rentista y el abuso de poder se han convertido en simples administradoras de servicios en manos de camarillas internas en complicidad con dirigencias sindicales corruptas,  beneficiarias sin control de las utilidades de la empresa. Las actividades subsidiarias las han traspasado a empresas subcontratistas,  encargadas de bajar los costos sociales mediante el uso de todo subterfugio legal o ilegal, aprovechando la necesidad de trabajo, para pagar salarios mínimos a los trabajadores.
En el caso del Proyecto de Ley boliviano se plantea asegurar la preservación del empleo. Por supuesto, como toda empresa, también se plantea el objetivo de generar una producción rentable.
Si bien el “Contrato Social” impuesto por el Estado al pueblo reconoce al empresario el derecho de acumular riquezas a partir de la apropiación del valor agregado generado por el trabajador asalariado y de las riquezas naturales existentes en el territorio del pueblo. Es evidente que en Bolivia este sistema productivo ha ingresado a una crisis irreversible como efecto de la crisis mundial del poder, como resultado de la exportación de materias primas baratas de parte de empresas transnacionales y nacionales, por la exportación de capitales a paraísos fiscales por parte de empresarios y políticos corruptos y, por la carencia de dirigencias comprometidas con  los intereses del pueblo.
La “Empresa social” es la nuevas forma, planteada por el gobierno actual, para aliviar la  concentración de la riqueza en pocas manos y lograr una participación mayor del sector trabajador en las empresas quebradas. Se debilita el sector empresarial privado y se fortalece el sector asalariado sindicalizado, El sector estatal queda como árbitro en las disputas del empresario privado y el trabajador sindicalizado. Por supuesto que los intereses de la burocracia partidaria del Estado se ven  fortalecidos como sustento del Presidente, denunciado como dictador,  en ejercicio actual de la jefatura del Estado.
La gran mayoría del pueblo, (más del 70% de la población) la que no es asalariada, que no es empresario privado ni estatal y tampoco pertenece a la burocracia partidaria del Estado  queda completamente abandonada a los vaivenes que le deparen las migajas que le deje la disputa de los otros sectores  reconocidos por el “nuevo contrato”.
Es evidente que el concepto de empresa social promovido por el Gobierno no es una solución a los graves problemas económicos sufridos por la mayoría de la población. Las riquezas existentes en el territorio pertenecen a todos los habitantes del País y no existe ningún argumento válido para dejarlo en manos de minorías abusivas (menos del 30% de la población) El excedente del trabajo apropiado por el empresario sólo tendrá un contenido humano si se reconoce como verdadero propietario al trabajador que lo genera directa e indirectamente. Las riquezas naturales, apropiadas abusivamente por el Estado y entregadas al beneficio del empresario, en realidad, por el derecho natural pertenecen al pueblo que ocupa el mismo territorio de ubicación de las riquezas, por lo tanto el pueblo debe ser el que decida sobe el uso de estas riquezas, hasta ahora puestas al servicio de los empresarios y la burocracia partidaria corrupta.
Ante la incapacidad del sector empresarial de manejar eficientemente estas riquezas y la imposibilidad del Estado de distribuirlas en forma equitativa, el pueblo en uso de su soberanía tiene todo el derecho de recuperar la posesión de estas riquezas y disponer la mejor forma que satisfaga los intereses del pueblo todo.
El movimiento del humanismo superior plantea dar solución a los problemas irresueltos por el sistema actual mediante la recuperación del derecho propietario natural de las riquezas generadas por el pueblo y de las existentes en su territorio, mediante organizaciones territoriales, empoderadas por el dialogo constructivo de control de las bases para definir y hacer cumplir las políticas productivas, de distribución de las riquezas, para designar y controlar a los servidores públicos para la gestión legislativa y administrativa y vigilar su cumplimiento irrestricto.
El camino del humanismo superior es el único camino abierto para dar solución a los problemas de mayorías y minorías, que contempla y respeta la compleja diversidad del pueblo, capaz de generar un ambiente de paz y amor para fundar la felicidad del pueblo.

En las tierras del Libertador Grigotá
Mayo del 2018

domingo, 11 de marzo de 2018

AUTONOMÍA


Autonomía
                              Por Álvaro Jordán
Las aspiraciones autonomistas tienen distintas interpretaciones, acorde con la identificación de los intereses económicos y políticos de sus promotores. Resultado de las luchas del poder central y las aspiraciones democrática de los pueblos en el país se ha generado una autonomía tradicional con el flujo de poder descendente y otra emergente con el flujo de poder ascendente.
A los agentes del centralismo  de Estado al unísonos con los defensores del colonialismo interno, nacional y departamental los hemos visto accionar juntos en este  periodo de la llamada “revolución cultural” del Movimiento al Socialismo, (MAS).
Recordemos que ante el fracaso de los partidos sistémicos, como se les llamó al conjunto de partidos existentes en el momento de la crisis neoliberal, la aspiración humanista de la población de Santa Cruz se decantó proclamando la convocatoria a la lucha por la autonomía, convocatoria fuertemente enraizada en el imaginario étnico, histórico y cultural de la población del país, razón por la que el gobierno se vio obligado a asumir una oferta autonomista. Aprovechando el carácter elitista de la propuesta citadina, la incorporó a la nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia dándole un fuerte contenido centralista y un matiz indianista a la oferta indígena-guaraní.
A lo largo de los 12 años de hegemonía del MAS, el Gobierno se ha identificado con posiciones extractivistas para la exportación y anti ambientalistas, (represión a los defensores de la naturaleza), fundiendo los intereses estatales con los  privados y los del neocolonialismo internacional, desvirtuando totalmente su compromiso con los sectores sociales que inicialmente lo encumbraron y, ante el consecuente abandono, se ha visto necesitado de fortalecer el poder del Estado alrededor de la persona del presidente, transformándolo  en una autoridad cuyo desconocimiento de la democracia establecida constitucionalmente lo transforman en un Dictador, origen de las luchas por la defensa de la democracia, transformadas en el mandato dispuesto por el pueblo mediante el referendo del 21 de febrero del 2016, prohibiendo su repostulación (la cuarta) a la presidencia de Bolivia..
El comportamiento político de los distintos sectores partidarios, sociales y económicos ha permitido refrescar la memoria del pueblo sobre los verdaderos intereses de los mismos, ya que las necesidades impuestas por el doble sexenio de gestión estatal los han obligado a mostrarse sin la hoja de parra con la que ocultan sus vergüenzas e históricamente se santifican.
En primer lugar el Estado una vez más ha continuado imponiendo el colonialismo interno por distintas razones objetivas, fundamentalmente económicas. El manejo económico a ese nivel es muchísimo mayor que a nivel departamental, provincial o municipal  por lo tanto los montos negociables son muy atractivos para las ansias de enriquecimientos del sector partidario, burocrático  y social angurrientos de dinero y por ello de poder, elemento fundamental de la corrupción, el crimen organizado y el contenido mafioso creciente, origen del desprestigio del Estado, sus instituciones, su jefatura y su partido.
En segundo lugar están los partidos políticos, todas organizaciones sectarias, defensoras de los intereses de sus miembros y enemigos de los demás. Como organizaciones nacionales y en posesión del poder del Estado han sido y  son responsables del saqueo histórico de las riquezas del país y del pueblo. De la marginación de las mayorías mestizas e indígenas a lo largo de toda la existencia republicana, también han sido responsables de la miseria y pobreza en que se debate la mayoría del pueblo, de la expoliación y exportación de las riquezas generadas con sus esfuerzos. También ellas son las responsable de la pérdida de más de la mitad del territorio nacional, negociados para el beneficio de los bolsillos de las élites partidarias gobernantes, como fue la activa participación del chilenófilo y traidor Aniceto Arce para evitar el ingreso del ejercito del General Narciso Campero al Litoral, en resguardo de mineros chilenos establecidos allí[1]. Entró a la política con la formación del partido Pacifista, partido al servicio de Chile en Bolivia, carrera que al final, con el partido Conservador, llegó a la presidencia de la república, el que junto con el partido liberal acordó la venta del Litoral, del Madre de Dios y el Acre a cambio de negocios particulares conjuntos. Además fue el autor del genocidio  en Kuruyuki, el 1892. Personaje paradigmático de las dirigencias partidarias y militares del periodo republicano: cobardes y traidoras frente al agresor extranjero, y crueles e inhumanas ante el compatriota indefenso. A sus colaboradores fratricidas, responsables de la muerte de 6.000 guaraníes, cruceños, tarijeños y chuquisaqueños,  se los recompensó con la entrega de las propiedades quitadas a estos pobladores, defensores de sus territorios, y con la entrega de los restos del genocidio de Kuruyuki: mujeres y niños, en condición de esclavos y otros más que fueron vendidos a la siringa beniana, muestra de su responsabilidad en la política colonial interna que desarrollan para enriquecerse con las dones de nuestra tierra, la expoliación de nuestro pueblo y si es necesario con su eliminación física en complicidad con las distintas layas del imperialismo internacional y finalmente ellos son los responsables de la corrupción generalizada digitada desde el Estado, desde sus instituciones oficiales con negociados oscuros, imposiciones de fuerza y el crimen organizado.
Parte importante del desmontaje de la podredumbre de los partidos políticos es la eliminación definitiva de los líderes de los partidos, cuyas cualidades son construidas y exageradas con el sobrenombre de caudillos. En la actualidad, como resultado de la situación revolucionaria humanista, es notoria la volatilización de los líderes de partidos, lo que es reclamado por los promotores de los partidos o por voces ingenuas oficialistas y de la oposición sectaria que no entienden la riqueza de la revolución humanista, Confiamos en que el pueblo, que se plantea la desaparición de los partidos políticos está consciente de la importancia de la exclusión de todos los aspirantes a líderes, por ser los responsables directos de las desgracias padecidas por nuestro pueblo, candidatos a enseñorearse con el poder para someter al pueblo una vez más.  Toda lucha por el poder se la hace sobre los hombros del pueblo para después someterlo a una relación de explotación.
La Nueva Sociedad será una de servidores de sí misma, cuyos representantes, para el cumplimiento de las funciones que ésta les asigne, serán elegidos los ciudadanos más destacados en el servicio al pueblo, quienes estarán permanentemente obligados a informar a las bases, las mismas que podrán disponer en cualquier momento la revocatoria del mandato. Este tipo de relaciones sociales y políticas garantizan el aprovechamiento de la riqueza intelectual colectiva, garantizan la distribución equitativa de las riquezas, garantizan el aporte de los verdaderos servidores de las bases y garantizan la eliminación de la corrupción pública y la burocracia insensible.
Después de una intensa lucha por la autonomía, en la que hubo muchos heridos, encarcelados, torturados, exiliados y muertos de todos los departamentos del país, se impuso su aceptación en la Constitución Política del Estado Plurinacional, conjugando el centralismo del poder estatal con el reconocimiento de una distribución de poder autonómico, en las formas de autonomía departamental, regional, municipal  e indígena originaria campesina, cuya tímida viabilización ha demorado casi 10 años, la última comprende un nuevo espacio territorial que da lugar a las autonomías indígenas originario campesinas, abriendo la posibilidad de existencia de autonomías regionales conformadas por un municipio, una provincia, o más, con autonomía indígena, que tengan continuidad regional y compartan cultura, lengua, historia, economía y ecosistema en el Departamento. Fue la primera gran victoria del pueblo en su enfrentamiento contra las aspiraciones dictatoriales del poder.
Veamos las peculiaridades básicas de los dos tipos de autonomías reconocidos. Tomemos como ejemplo la autonomía departamental de Santa Cruz, ésta es una autonomía con el flujo de poder descendente, con una consulta de las bases al final de cada periodo administrativo de 5 años y alguna consulta revocatoria antes de medio periodo administrativo. Hay que aclarar que no corresponde a los contenidos aprobados por el 86% del pueblo de Santa Cruz en el referéndum del 2008, no se ha respetado la soberanía del pueblo. Se puede decir que desde el poder se ha aprobado una autonomía, contradictoriamente, de fuerte contenido centralista.
La autonomía indígena originario campesina Charagua Iyambae, del  municipio de Charagua de Santa Cruz, corresponde a la autonomía indígena largamente reclamada por los pueblos kandirenses, incluida por el gobierno en la Carta Fundamental como contrapeso a las autonomías departamentales, inspiradas fundamentalmente por políticas conservadoras. Es una autonomía de tipo emergente con el flujo de poder ascendente y con el reconocimiento de los usos y costumbres, en sus relaciones internas; dentro del sistema de poder externo que las aprisiona desde el gobierno.
La autonomía indígena es una rica experiencia de múltiples e interesantes contenidos de tipo social, económico y político y por responder a una permanente consulta a las bases, se puede asegurar que es el inicio de una autonomía revolucionaria asentada en sólidas bases humanistas.
La autonomía indígena se asienta en la voluntad de las bases resultado del consenso de los intereses individuales, transformados mediante el diálogo creativo en voluntad colectiva del conjunto local. Estos consensos se los somete a una compatibilización mediante un nuevo diálogo constructivo dando lugar a una resolución zonal del conjunto autonomista, la que finalmente es elevada a la Gran Asamblea Autonómica.  Las resoluciones son obligatorias para el Órgano Legislativo y para el Órgano Ejecutivo autónomo.    
Bolivia es el país más diverso del continente, con su condición plurinacional, reconocida constitucionalmente, de 36 lenguas, 36 naciones y una diversidad cultural todavía mayor, así como de vivencias históricas, cuyo desarrollo con grandes sectores de marginados, pobres y miserables, lo hacen el más atrasado de Sud América. La condición plurinacional está en abierta contradicción con el centralismo del Estado, generando hasta ahora una inviabilidad histórica. Sólo el desarrollo de una avanzada estructuración autonomista crea las condiciones indispensables para enfrentar en unidad la diversidad de intereses de esta pluralidad étnica, cultural y social.
Recogiendo la rica experiencia social, cultural y económica, de contenidos positivos y negativos del país, así como otros aportes de la experiencia internacional, evidentemente la única organización respetuosa de esta diversidad y por tanto unificadora es aquella que se sustenta en el reconocimiento de los intereses sectoriales. Para ello es indispensable incorporar en la estructura de servicio los fundamentos del respeto al diferente mediante un consejo ejecutivo participativo que filtre consensualmente las acciones de gestión, apoyado en un proceso creciente de diálogo constructivo.
Escuela del Humanismo Superior.
Marzo del 2018



[1] Interpretación de los historiadores José Mesa, Teresa Gisbert y Carlos Mesa Gisbert. https://es.wikipedia.org/wiki/Narciso_Campero.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Soberanía, Partidos y Jefes


Soberanía, Partidos y Jefes
            Por Álvaro Jordán
El 21 de febrero de 2016 el pueblo soberanamente decidió rechazar toda pretensión de reelección de don Evo Morales Aima, situación que éste rechazó con el respaldo del Tribunal Constitucional Plurinacional.
El pueblo hizo el paro más grande de la historia de Bolivia reforzando la posición adoptada el 21 de febrero, calificando de dictador la pretensión de desconocer la voluntad soberana del pueblo manifestada el 21 de febrero.
Mientras tanto, todos los jefes de partido y expresidentes sistémicos, deciden acompañar al dictador a La Haya, pretextando la unidad en defensa del mar, transformados en claque del dictador.
Es evidente que ninguno de los que  reforzaron la propaganda chauvinista, digo chauvinista porque La Haya jamás va decidir la devolución del mar a Bolivia, todo lo que dirá, una vez más será que estos países dialoguen, a los jefes de partidos acompañantes de Evo Morales, en primer lugar, la lucha del pueblo soberano por la democracia no les interesa. En segundo lugar, sólo les interesa figurar para ganar algunos votos en una posible candidatura presidencial y finalmente, están calculando que a lo mejor les cae la oferta de una participación como vicepresidente de Evo.
Una vez más los partidos y los jefes de los mismos, incluyendo el oficial, no sienten la necesidad expresada por el soberano de defender la democracia. Por lo que ninguno de ellos podrá ser apoyado por el pueblo en la próxima elección.
Por el Humanismo Superior.

jueves, 8 de febrero de 2018

Revolución humanista

Revolución humanista
                    Por Álvaro Jordán
Las bases humanistas del País, en lucha pacífica y revolucionaria  contra las fuerzas del poder han logrado su primera gran victoria al unificar las distintas opiniones de la ciudadanía contra las pretensiones arbitrarias que imponía abusivamente el partido oficial mediante la aprobación del Código del Sistema Penal.
El contenido revolucionario de esta lucha radica en que se la hizo al margen de los partidos políticos, ya que el pueblo ha reconocido por fin que estos son los causantes de todas las desgracias sufridas por nuestro pueblo a lo largo de su historia.  Ellos fueron los que marginaron las mayorías nativas y mestizas de nuestra nación traicionando las ansias de libertad que defendieron heroicamente con su sangre, ellos fueron los que desmembraron más de la mitad del territorio nacional para satisfacer sus apetitos canallas de enriquecimiento particular, así como ellos fueron los que entregaron nuestro irrenunciable litoral al invasor chileno a cambio de negocios para el beneficio de sus bolsillos particulares. También ellos son los responsable de la política colonial interna que desarrollan para enriquecerse con las dones de nuestra tierra y la expoliación de nuestro pueblo en complicidad con las distintas layas del imperialismo internacional y finalmente ellos son los responsables de la corrupción generalizada digitada desde el Estado, desde sus instituciones oficiales con negociados  oscuros, imposiciones de fuerza y el crimen organizado. Parte importante del desmontaje de los partidos políticos es la eliminación definitiva de los líderes de los partidos, cuyas cualidades son exageradas con el sobrenombre de caudillos. En la actualidad como resultado de la situación revolucionaria humanista es notoria la ausencia de líderes de partidos, lo que es reclamado por los promotores de partidos o por voces ingenuas oficialistas y de la oposición sectaria que no entienden la novedad de la revolución humanista, Confiamos en que el pueblo que se plantea la desaparición de los partidos políticos está consciente de la importancia de la exclusión de todos los aspirantes a líderes como responsables directos de las desgracias padecidas por nuestro pueblo.
Ahora un nuevo desafío se levanta contra la soberanía del pueblo. Las bases humanistas han determinado conscientemente su voluntad de asegurar la democracia de las bases mediante el referendo respaldado el 21 de febrero del año del 2016, en el que se rechazó una nueva (cuarta) postulación a la presidencia del señor Evo Morales Aima. Se trata de un punto crucial para la consolidación de la revolución humanista.
Por su parte el presidente, Evo Morales, más correcto sería decir el seudo presidente o dictador, título asignado por la sabiduría popular por dedicarse a forzar repetidamente la democracia para prolongar su autoridad, ha desconocido los resultados del referendo, apoyándose en resoluciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, supeditando la soberanía del pueblo a convenios internacionales establecidos cupularmente por el poder. Se trata de una confrontación entre la soberanía de las bases expresada en una consulta directa y la imposición del poder establecida solamente por la fuerza que le da el Estado colonial a minorías privilegiadas. Es una lucha entre los defensores del respeto a la voluntad del pueblo contra la intervención internacional digitada por la traición de los beneficiarios del poder del Estado. Es el punto de nacimiento de una sociedad humanista que desconoce la imposición antihumana del poder vertical ejercido por el Estado.
El 21 de febrero del presente año las bases  revolucionarias están convocado a un paro nacional, no violento, para consolidar la soberanía de las bases humanistas. Ante el apoyo masivo que está recibiendo esta convocatoria el Estado ha decidido imponer su voluntad desconociendo la voluntad soberana del pueblo, organizando una marcha de acólitos oficialistas para provocar la violencia y tener argumentos para la intervención del poder. Estamos seguros que la voluntad del pueblo se impondrá a las pretensiones dictatoriales del poder al igual que se ha impuesto en Ecuador, dando un contenido internacional a la reivindicación soberana de la revolución humanista de los pueblos.
Los humanistas saludamos alborozados la soberanía del pueblo expresada en el referendo, Saludamos la defensa de la democracia directa. Saludamos la revolución humanista contra toda imposición vertical de dictadores, partidos colonialistas, del Estado con toda su institucionalidad de poder y saludamos a la exclusión de líderes, caudillos y jefes de partidos, serviles del poder.
Hay que reconocer que existen minorías que tienen el derecho de ser escuchadas en un dialogo para buscar soluciones que integren los intereses de todos. El humanismo es pluralidad por lo que tiene los brazos abiertos para encontrar los consensos necesarios que den satisfacción a todos.
En las tierras del Libertador Grigotá

Febrero de 2018.

jueves, 1 de febrero de 2018

Comentando el bullying

Comentando el bullying
Aprovecho el gentil ofrecimiento de la presentadora de Mindalia tv, de la conferencista Wendy Varela, para hacer agregados positivos que aporte al conocimiento del tema tratado por la terapeuta Wendy Varela.
Es una excelente conferencia, con mucho dominio del tema y muchos consejos muy oportunos en este creciente problema de la sociedad. Es muy atinada la pregunta que se hace sobre cuál es la motivación central del agresor o bulleador y del agredido o bulleado. Intentando responder, resume el corto metraje publicado por YouTube del cineasta Alfonso Cuaro “El sándwich de Mariana.” Como resultado de la reflexión se encuentra que la agresión comenzó fuera de la escuela y que estos eventos pueden ser transmitidos a través de generaciones.
La opinión, desde el humanismo superior, es que el bullying ya sea la burla, la intimidación la agresión, la humillación, la impotencia, etc., no es más que una manifestación de la cultura establecida por el sistema mundial de  poder, el que a nivel regional está representado por el Estado. Como dice la terapeuta el sistema educativo está atrasado más de cien años, y no puede ser de otra manera ya que la escuela es el sistema de aprendizaje del comportamiento de los niños con actitudes que responda a las necesidades de explotación del Estado colonial. Con capacidad de imponerse, bulleador, a los otros que serán los explotados, bulleados, que ahora son objeto del bullying. La escuela, el colegio y la universidad, con los medios: radio, prensa y televisión son las instituciones en las que permanentemente compiten entre sí. Serán reconocidos como superiores los que se comportan como agresores, el jefe de la gavilla,  que será reconocido como dueño del poder  del curso o de la escuela posiblemente llegue a ser dirigente de algún partido. Sus seguidores, que cumplen el papel de apoyo del matón y a su vez se aprovechan de las sombras del poder llegarán a ser acólitos de los jefes del partido. Los otros, los objetos del bullying habrán aprendido a sobrevivir en los márgenes de la sociedad como eternos expoliados.
La sociedad humanista será una que se autoconstruya mediante el desarrollo de la conciencia, por esta razón dejamos planteado el problema para que sea la reflexión consciente la que encuentre las respuestas de contenido humano.  Ampliación de este humanismo encontrará en “Humanismo Superior” de internet o el blog “humanismochane.blogspot.com”.


lunes, 22 de enero de 2018

Traición a la patria

Traición a la patria
Por Álvaro Jordán
El acceso al poder del Movimiento al Socialismo, MAS, con Evo Morales Aima a la cabeza, se debió al desesperante y continuo fracaso de las políticas aplicadas por los partidos tradicionales, de derecha e izquierda, a lo largo de su existencia, causa de la miseria crónica del pueblo.
La oferta de atender las reivindicaciones humanas del pueblo, sustentada por Evo Morales, como el reconocimiento de la autonomía, la ampliación de la democracia, la lucha contra la corrupción. el reconocimiento de los pueblos nativos, el respeto a sus usos y costumbres, la promesa de transformar a los funcionarios del gobierno en servidores del pueblo y otras de contenido humano, largamente olvidadas, convenció al pueblo de la conveniencia de apoyarlo.
El MAS apenas accedió al poder actuó como un partido político más, igual a los que criticaba en el gobierno que reemplazaba. Todos los partidos, sin excepción, como el nombre lo indica representan solo a una parte de la población por lo que atienden solo a los miembros de su partido, los otros son declarados sus enemigos y los combate en forma irracional, llegando a su expatriación y  hasta su eliminación, convirtiéndose en delincuentes y criminales. El partido y su dirigencia se transforman en mafias delincuenciales. Así actúan los partidos tradicionales y así actúa el partido oficial.
La naturaleza de todo partido político es su carácter sectario y desde el gobierno marginan, discriminan y hasta ignoran una importante proporción de la población, razón por la que los partidos políticos no pueden de ninguna manera representar al pueblo en el gobierno. Logran hacerse del poder abusando de la ignorancia del pueblo que ellos mismos promueven abusivamente desde la educación centralizada y colonial.
Evidentemente, es sorprendente el salto cualitativo que ha dado la conciencia política del pueblo. Es la primera vez que en Santa Cruz, y es cualidad generalizada para el pueblo de todo el País, en que se organiza una campaña política que margina en forma concreta la participación de los partidos y se impide la manipulación de dirigentes políticos, siempre avezados en el control abusivo de las bases.
Hay que confiar que este nuevo método de lucha no sea manipulado por los intereses partidarios y logre establecerse como el inicio de una verdadera revolución moral de los pueblos, es la única base efectiva para combatir eficazmente la corrupción, la criminalidad y la delincuencia generalizada por el sistema de poder, para garantizar confianza y dar esperanzas al futuro del pueblo.
Las ofertas realizadas respondieron al criterio sectario ya indicado, mientras se reconoció derechos largamente reclamados por los pueblos nativos a través de la autonomía indígena, estos fueron recortados en las autonomías departamentales. De esta manera se legalizó la discriminación racial disminuyendo los derechos de las mayorías mestizas departamentales.
El proceso de concentración de poder impuesto por El Presidente, inicialmente democráticamente elegido, es el intento, hasta ahora manipulado por prorrogar una vez más, la cuarta vez, el ejercicio del poder central imponiendo, esta vez, criterios establecidos en la legalidad de la organización de las Naciones, ONU, contra la opinión del pueblo, establecida en un referendo realizado mediante consulta directa a las bases el 21 de febrero de 2017.
El resultado dle referendo es una expresión de la soberanía del pueblo, es la voluntad de las bases sociales del pueblo. La imposición de los acuerdos con la ONU mella la soberanía y es expresión del centralismo del sistema mundial de poder. Morales aparece promoviendo la intervención internacional contra la soberanía del pueblo establecida como parte esencial de la Constitución Política del Estado, que “atenta contra la unidad del país” establecida en inciso 3 del Art. 125 de la Constitución Política del Estado, vigente, atentado que lo convierte en traidor de la patria.

                            En las Tierras del Libertador Grigotá

Enero 2018


miércoles, 15 de febrero de 2017

El Fin de la Historia del Poder

El Fin de la Historia del Poder
Por Álvaro Jordán
Con la caída del muro de Berlín en el 1989 y la hecatombe comunista, causante de la disgregación del imperio soviético en el 1991, quedó el imperio de los Estados Unidos de Norteamérica (EUNA), como único poder hegemónico en el planeta, imponiendo la globalización neoliberal del mercado.  
Siguiendo la experiencia de posguerra en la estructuración de la Organización de las Naciones Unidas con una dirección colectiva de cinco miembros’ el sistema del capital privado, bajo el liderazgo de los EUNA  consolidó frentes económicos con la forma de tratados de libre comercio, de  carácter regional e internacional, como el NAFTA, (1994), que fue observado por Donald Trump, y otros de carácter bilateral. Posteriormente, después de largas negociaciones, se consolidó en febrero de 2016 el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), del que se retiraron los EUNA al acceder a la presidencia de este país Donald Trump. Finalmente se encontraba en trámite de perfeccionamiento un tratado de libre comercio trasatlántico (TTIP) entre los EUNA y la Unión Europea cuando el nuevo presidente de los EUNA, Donald Trump, también anunció que no firmará el tratado.
En el transcurso de este periodo, desde la caída del imperio comunista, el 1991 hasta la fecha, se desencadenó  la crisis mundial del sistema de poder. La persistencia de la crisis a nivel laboral, la incapacidad del sistema para ofrecer alternativas a los distintos problemas por los que la sociedad atraviesa, como es el crecimiento de las diferencias entre ricos y pobres, la acumulación de la riqueza en una cantidad cada vez menor de manos, el incremento de la desocupación a causa de la necesidad de mejorar la productividad para poder mantener la competitividad, la falta de voluntad económica para solucionar los problemas de la contaminación ambiental y del cambio climático, el agotamiento de las materias primas, el descontrol del fenómeno maltusiano, aparte de las convulsiones político militares surgidas a causa de la falta de solución a los problemas sociales fue habilitando en América el resurgimiento del populismo del socialismo del siglo XXI haciendo uso de la democracia burguesa de Salvador Allende en Chile para acceder al poder y del poder brutal para conservar el poder, experimentado exitosamente en Cuba por Fidel Castro y en África la rebelión de la Primavera Árabe aspirando a reemplazar las satrapías árabes con actualizadas democracias burguesas.
En este ambiente, el capitalismo estatal intentaba nuevamente la robotización humana (transformación del ser humano en robot) con el socialismo del siglo XXI, introduciendo solo cambios cosméticos en la estrategia para la toma del poder, aprovechando la incapacidad del capitalismo privado para intentar alguna innovación social, económica o política y fortaleciéndose con un renovado Estado nacional socialista.
Ante el debilitamiento político del capitalismo privado, se ha presentado una radicalización del poder que lo sustenta, de esta manera el mundo está viviendo un resurgimiento de políticas conservadoras con fuerte contenido autoritario como las que sugiere el nuevo presidente de EUNA, Donald Trump, rompiendo las direcciones compartidas de los tratados de libre comercio y reemplazándolas con tratados bilaterales impuestos por el más fuerte, de contenido nacionalista, agudizando la condición fallida del sistema mundial de poder, como ha sucedido con la arrogante resolución de Donald Trump de construir un muro en la frontera con México con recursos mexicanos no autorizados por el gobierno latinoamericano.
Este nuevo ambiente internacional plantea nuevas relaciones económicas y de trabajo. La expoliación internacional de las riquezas de los países no desarrollados  por los países desarrollados ha generado una avalancha de desocupados hacia los países ricos en busca de los necesitados medios de sobrevivencia y el primer mundo deshumanizado los expulsa. En otras palabras la globalización se asienta en la explotación internacional de las riquezas en manos del capital globalizador del primer mundo, pero no reconoce el derecho humano de compartir sus beneficios con los pueblos del segundo mundo, generadores de estas riquezas.
Por otro lado las políticas nacionalistas garantizan el mejoramiento económico y social de los ciudadanos originarios, apoyado en el reemplazo de la mano de obra humana migrante por robots, androides y/o ciborg que ha empezado a desplazar a la masa trabajadora hacia el abismo delincuencial ya reflejado en la condición fallida internacional cuyos ejemplos extremos son México, Colombia, Venezuela en América y Somalia, incluyendo África Central y África Oriental en el continente africano cuya dispersión aspira Donald Trump evitar en su territorio. Esta política se está expandiendo al resto de países del primer mundo, condenando a los países del segundo mundo a mantenerse en su condición de territorios abiertos para la expoliación de las materias primas baratas necesarias para la fabricación masiva de los robots de bajo costo del nuevo imperio de poder centralizado del primer mundo.
Se está ingresando a un nuevo sistema social y económico asentado en la apropiación a nivel mundial de  las riquezas naturales en beneficio de la población del primer mundo para la fabricación de robots baratos encargados de la producción en una nueva sociedad en la que el segundo mundo se habrá transformado en un territorio ocupado por esclavos manejados por los robots bajo el control de las elites empresariales del primer mundo.
Este panorama económico social de una sociedad homogeneizada por un mundo  robotizado estaría planteando el fin de la historia del poder ya anunciada en otros términos por Francis Fukuyama, como siempre utópica, porque el ser humano por su esencia humana no aceptará de ninguna manera la condición de esclavo y se verá obligado a luchar una vez más por su libertad eliminando el poder que lo esclaviza, esto es la explotación del empresariado y el poder que lo sostiene, reivindicando para si la calidad de único propietario del producto de la fuerza de trabajo y de las riquezas naturales que existen en el planeta. Estas dos condiciones son las bases económicas de una sociedad humanista, que para diferenciarla de tantos humanismos mediáticos hasta ahora propuestos, la hemos denominado como la sociedad del Humanismo Superior.
En las Tierras del Libertador Grigotá
Febrero de 2017.